Hay otro blog donde coloco las rutas menos importantes: http://jvillalpando.blogspot.com

jueves, 16 de septiembre de 2010

2

Los Molares

Es un pueblo de la provincia de Sevilla a 44 kilómetros de la capital. Fué propiedad de D. Lope Chico al concedérselo el rey Fernando IV el Emplazado, y después ratificado por su hijo Alfonso XI en la persona del descendiente de D. Lope, su hijo, D. Lope Gutierrez.
En principio fué sólo un castillo para defensa de los colonos que se habían instalado en las marismas del Guadalquivir, después de edificó la ciudadela y finalmente fué un bastión de la defensa de toda la zona.
 Y como ya hacía tiempo que no me daba un paseíto por las cañadas, debido en principio,  a las lluvias del invierno, y después  a los calores del verano, hoy me decidí salir en solitario.
 Y a las 7:12, el MD me llevó hasta Utrera. Por cierto, hace unos dias ha estrenado plaza de toros. No la ví.
 Atravesé toda la ciudad y me encaminé hacia la Cañada Real de  Pajero.

Y pedaleando los siete kilómetros  que dista hasta Los Molares. Por el camino me encontré con unos recolectores de aceitunas, y pude fotografiar la nostalgia de algún musulman romántico.


Y una cabreriza de algún cabrero.....

La primera vista una vez entrado en el pueblo me lleno de alegría al contemplar el Castilo de los Molares que venía buscando.

Entré en el Patio de Armas donde está ubicado el Centro de Adultos "El Molar" con sus dos secciones, para mujeres y para hombres. Quise tomar café, pero el hombre del bar me dijo que no tenían cafetera....Otra vez será......

Unos señores trabajaban en la restauración de uno de los lienzos laterales y me dirigí a ellos pidiéndoles información. Fué el momento mas afortunado de la ruta....Uno de ellos se ofreció a enseñarme todo el interior del castillo y todas sus dependencias comentándome ademas el nombre de algunas salas. Me dijo que de pequeño jugaba entre los muros de este lugar abandonado....
Y empezamos subiendo unas estrechas escaleras....


La boveda del "baño de la reina" con su lucerna. Y la parte superior de la lucerna.
Estuvimos por el adarve, y pude contemplar todas las zonas del castillo....
Pero lo mas significativo  y agradable fué la presencia de este hombre con el que he quedado para tomar unas cervezas el dia de la fiesta medieval....... Nos veremos !!!

Me acerqué despues a la Iglesia de Santa Marta, que como todas las iglesias, estaba cerrada a esa hora. Pude fotografiarla por el exterior y puedo mostrar algunos de su retablos de cerámicas que la adornan.


 

Los Molares tiene mas cosas para ver. O por lo menos para saber donde está. Me refiero a "Los Dolmenes". Los Molares tiene dos dólmenes ocultos por las circunstancias. Hay información en la web del Ayuntamiento.
Me acerqué al lugar (Calle Dolmen), y fotografié el sitio donde están enterrados. Una señora muy amablemente me indicó que ella le prestó dos sillas y una mesa a los geólogos que estuvieron trabajando en aquél sitio.


Bajo los árboles está uno...........  Y bajo la tierra el otro.... 
Me quedaban mas cosas por ver, pero el tiempo se me echaba encima y tenía que elegir. Así que decidí dejar para otro dia la Torre del Bao y la Fuente de la Higuera....
 Y me fuí a lo que yo creí la ermita, pero se trataba de una zona recreativa.




Y ya desde aquí me fuí buscando el camino de Utrera para volver. Al llegar a Utrera no quise pasar sin visitar de nuevo el Santuario de Consolación. Me entusiasmo cada vez que veo el artesonado del techo.
Y el Parque de Consolación con las figuras de los Quintero.

 
De aquí me fuí a la estación de RENFE (me perdí un par de veces) Tomé en tren de las 12:31 y a las 13:45 ya estaba en mi casa....
Ha sido un buen dia........
                             Se me olvidaba algo IMPORTANTE:

Para sus hijos........................ y para toda la familia. 


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegra saber que le ha gustado la visita a Los Molares, mi pueblo querido.

Lástima que no pudiera visitar el interior de nuestra Iglesia. ¡Otra vez será!

Un saludo molareño!!!

....Jose Villalpando dijo...

Es muy natural que me guste el pueblo. La próxima vez hablaré con el cura.